Cuidado de Prendas

¿Cómo conseguir que mi ropa dure más tiempo en el mismo estado en el que la compré? ¿Tengo que llevar una prenda a la tintorería? ¿A qué temperatura plancho mi camisa? Aprende a interpretar las etiquetas y los símbolos para que siempre luzcas el mejor aspecto.

 

LOS SÍMBOLOS

Conoce los símbolos de las etiquetas de lavado y sigue siempre sus instrucciones, ya que han sido comprobadas previamente por expertos en un laboratorio para garantizar la calidad de nuestras prendas.

LAVADO

A máquina. No superar la temperatura indicada.

A mano. No superar los 40 grados de temperatura.

         

A mano o a máquina con un programa de centrifugado corto y respetando siempre la temperatura indicada.

En seco. No admite agua.

BLANQUEADORES/LEJÍA

Puedes utilizar lejía.

No puedes utilizar lejía.

PLANCHADO

Prendas que no resisten la plancha.


110º/230ºF

150º/302ºF

200º/392ºF

Prendas que pueden ser planchadas, respetando la temperatura indicada.

LIMPIEZA EN SECO/TINTORERÍA

Con cualquier tipo de disolvente.

Sólo con productos minerales.

Limpieza con percloroetileno.

Prendas que no admiten lavado y es necesario acudir a un servicio profesional.

SECADO

Colgar la prenda húmeda en una cuerda o barra, dentro o fuera de cada, sin escurrir ni sacudir previamente.

Poner la prenda en una superficie horizontal para que se seque.

Admite secadora a temperatura moderada.

No admite secadora.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS

¿Debo lavar una prenda?
Hay veces que con ventilar y cepillar las prendas es suficiente si no están sucias. Si lo haces, ahorrarás energía y tu ropa durará más.

Detergente
Si utilizas un detergente con etiquetas ecológicas, ayudarás al medio ambiente. Intenta no utilizar más detergente que el que aparece en las instrucciones del envase. Utilizar cantidades superiores puede provocar manchas en la ropa y causar problemas cutáneos.

Suavizante
El suavizante es un gasto innecesario y resulta altamente dañino para el medioambiente.

Lejía
Utiliza la lejía sólo en agua fría y una hora como máximo. No emplees recipientes de hierro, cobre o latón.

Lavado a mano
Acuérdate de disolver bien el detergente antes de introducir la ropa. En los primeros lavados, separa la prenda, ya que el agua puede colorearse.

La lavadora
Utiliza la lavadora a plena capacidad. Para lavar pocas prendas, es recomendable utilizar un programa de bajo consumo energético, opción existente en la mayoría de lavadoras modernas. Acuérdate de vaciar los bolsillos.

Temperatura de lavado
Respeta siempre la temperatura de lavado indicada. Las prendas de color que deban ser lavadas a 60 grados pueden desteñir si se lavan a 40 grados o a mano. No siempre es mejor lavar a menor temperatura.

Secado
Es aconsejable centrifugar bien la ropa antes de secarla. Acuérdate que el aire libre es la mejor secadora, aunque evita exponer las prendas directamente al sol, para evitar que pierdan color.

Plancha
Clasifica tus prendas según el grado de temperatura de la etiqueta y empieza por la más baja. Es mejor que la ropa esté algo húmeda para plancharla. Al finalizar, y antes de que se enfríe la plancha, elimina con un trapo húmedo cualquier resto que se haya quedado pegado.

Recicla tu ropa
Las prendas que ya no uses, dónalas a organizaciones que las distribuyen a personas necesitadas. Así, prolongarás la vida útil de tu ropa.

Denim
El denim debe ese aspecto a una técnica de coloración que, al lavarlo, pueda desprender pequeños pigmentos de color que destiñen. Lava los vaqueros del revés para que no pierdan color y evitar la formación de marcas blancas en las arrugas.

Plumones
Mete pelotas de tenis en la secadora para conseguir una distribución uniforme del relleno.

Prendas de punto grueso
Las prendas de punto grueso han de secarse envueltas en una toalla y en posición horizontal, para que conserven su forma original.

Ropa impermeable
Para secar la ropa impermeable sólo hay que dejarla escurrir. Si prefieres meterla en la secadora, recuerda que ha de ser siempre a temperaturas muy bajas.

 

LOS TEJIDOS

Lana
Encoge si se lava a temperatura muy alta y se deforma si se seca colgada. Es un buen aislante térmico. Tiende a apelmazarse y a amarillear.

Algodón
Encoge si se lava a demasiada temperatura. Resiste bien la plancha y, si tiene color, debe lavarse por separado la primera vez. Es fresco, flexible y de alta resistencia. Tiende a arrugarse.

Lino
Debe lavarse siempre a mano, a bajas temperaturas y sin centrifugarse. Resiste bien la plancha. Es fresco y agradable al tacto y resiste bien la suciedad.

Seda
No admite temperaturas muy altas ni centrifugado. Debe plancharse sin vapor y a baja temperatura. Es fuerte, ligero, de tacto agradable y fija bien los colores. Es delicado. Con manchas rebeldes requiere la atención de un profesional.

Acetato, rayón o viscosa
No deben centrifugarse para evitar deformaciones. Tienen tacto sedoso y fijan bien los colores. Tienen baja resistencia en estado húmedo, arden con facilidad y se cargan de electricidad estática.

Poliéster o nylon

Son sensibles al calor, deben ser lavados en agua tibia y planchados a baja temperatura sin vapor. Son muy resistentes, se arrugan poco y fijan bien los colores. Arden con facilidad y se cargan de electricidad estática.