Supersticiones y costumbres

Las costumbres y supersticiones que a lo largo de los siglos se han acumulado en torno a la boda son innumerables. Muchas surgen de forma fortuita y se consolidaron, otras vienen de antiguos ritos de religiones que, superponiéndose, se unificaron en nuestras religiones.

Cuatro cosas imprescindibles. Según una vieja tradición inglesa, la novia ha de llevar algo usado, algo nuevo, algo prestado y algo azul para tener suerte en el matrimonio. Lo usado simboliza que mantendrá los lazos afectivos y no los romperá con su familia, al convertirse en miembro de la familia política. Lo nuevo, la ilusión por una vida junto al esposo, como ofrenda y alimentación de la esperanza. Lo prestado, la posesión de un bien como la amistad. Y, por último, el azul, color de la fidelidad.

 

La liga

La novia la colocará primorosamente sobre su piel, con el mismo cuidado con que desea ser acariciada por su futuro esposo. La liga no se arroja, sino que la novia la regala a una amiga elegida de antemano, con el deseo de que encuentre novio.

Tradicion-de-la-liga-de-la-novia

Las arras

Las arras aparecen en la ceremonia cuando el esposo y la esposa lucen ya sus alianzas en el dedo anular. El marido deja caer entre manos abiertas de su esposa las trece monedas, mientras dice “recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir”. Ella las recoge y entrega al padrino.

entrega-de-arras

El velo

El velo es un complemento que dulcifica y suaviza la expresión de la novia. Simbolizaba en otros días, la pureza de la mujer. Y hace siglos, la novia se cubría el rostro para evitar el mal de ojo, los hechizos y las envidias de las solteras.

velo-de-novia

La sorpresa

La costumbre de que el novio no vea el vestido de la novia antes de que ésta llegue al altar, reside sobre todo en la sorpresa y el impacto. La novia se presenta como alguien nuevo al matrimonio; una mujer que el novio debe descubrir de un modo completamente diferente, como si no fuera la misma persona que conoció cuando eran novios.

altar


 

006Delante del altar, la novia se sitúa a la izquierda de su futuro marido. La lluvia de arroz que se les arroja a los novios a la salida del templo es un símbolo de fecundidad, tiene relación con el deseo de los familiares y amigos, de que los recién casados sean felices.

Latas en el coche de los novios, es una vieja costumbre dirigida a espantar, a fuerza de ruidos molestos, a los malos espíritus en el viaje de los recién casados hacia una vida en común.