Vestidos Madrina largos

En el caso de las madrinas, la etiqueta está clara. Su papel admite un vestido de fiesta por todo lo alto -cuidado con los brillos y pedrerías, pueden resultar traicioneros-, aunque en una boda de mañana el protocolo dice que optemos por un vestido más corto, a la rodilla. También están permitidos los conjuntos dos piezas, como uno de falda, top y chaqueta de fiesta, manteniendo la manga con un largo pasado el codo, ya sea a la muñeca o tipo francesa.

La mantilla y peineta son dos de los complementos que tienen especial acogida entre las madrinas: este elegante tocado de blonda es un accesorio cien por cien español, y, por sus propias características, su uso está muy limitado a cierto tipo de eventos; De ahí que en las bodas se haya popularizado en los últimos años, aprovechando lo particular de esta ocasión en especial. El tejido de la mantilla puede ser de encaje de Chantilly o tul, con preciosos bordes ondulados e intrincados detalles de flores. El protocolo dicta que sea negra, aunque hoy por hoy se puede llevar de cualquier color.

Complementos