CAPÍTULO V: LOS FOTOGRAFOS

Fotógrafo ¿Cuál es el profesional?

Para el día de la boda hay que elegir un fotógrafo con experiencia en el mundo de las bodas. No vale cualquiera,  porque la boda es un momento único e irrepetible y el fotógrafo debe saber captar todas y cada una de las vivencias que irán sucediendo a lo largo del evento.

En este blog os voy a contar algunos fallos y errores que cometen los fotógrafos de bodas para intentar ayudar a todas esas parejas que se casarán próximamente y que no saben aun lo que les puede suceder.

Momentos cruciales

No puede permitirse el lujo de omitir, por ejemplo, la llegada de la novia. El fotógrafo tiene que estar en todo momento acompañando al novio y a la novia. Para ello debe de contar con otra persona o saber organizarse para llegar a tiempo y hacer las fotos. Se debe de convertir prácticamente en la sombra de los novios. De lo contrario, ¿para qué contratas a un fotógrafo?

 

Cámaras profesionales y demás accesorios

Debe de contar con un buen equipo de material técnico, parasoles, enfoques, etc… porque los espacios serán de lo más variopintos: Desde la casa familiar hasta el interior del coche nupcial…Es importante tener controlados, por ejemplo, los contraluces.

 

3º  Perspectivas diferentes

Un buen profesional debe ser explorador y descubridor de rincones con encanto. Así por ejemplo, en la Iglesia, buscará un buen ángulo para sacar esa foto tan exclusiva. Subirá sin temor al coro para realizar un tiro único. Y conseguirá un ¡fotón! digno de admirar. Sabrá hacer foto desde perspectivas diferentes, panorámicas, ojo de pez y demás técnicas fotográficas.

 

 

El dirigente

El fotógrafo sabrá dirigir en todo momento las situaciones, llevará el timón. Habrá momentos de posados que son imprescindibles en toda boda. Se trata de las fotos familiares donde todos los miembros posan junto a los novios. Ahí estará ese fotógrafo profesional distribuyendo al personal y haciendo que la foto quede perfecta para el recuerdo. Sabrá colocar  visiblemente en el centro a los novios y junto a ellos a sus padres, hermanos y demás familia. Es la foto por excelencia que no puede faltar en ningún reportaje.

 

Cuidadoso

Otro detalle muy importante de un buen fotógrafo profesional es que se esmere por cuidar la colocación de las prendas. Me refiero a que bien él mismo o bien un ayudante esté pendiente de colocar y revisar el vestido, el traje, etc… Por ejemplo el velo, que para que salga bien en la foto debe de estar estirado y no lleno de arrugas en la cola. Esos detalles al principio parece que no tienen importancia pero cuando ves el resultado final compruebas que pueden arruinar una foto. Es cuestión de que se tomen unos minutos antes de hacer el disparo y aunque parezca una tontería o pienses que son demasiado “tiquismiquis”, al final te alegrarás.

 

 

Nervioso

Lo peor que os puede pasar es que el fotógrafo sea nervioso y no sepa controlar la situación, lo que creará un auténtico caos. No hará más que meteros prisa y eso no ayudará. Es un día en el que el tiempo no importa. Sois vosotros, los novios, los que marcaréis los ritmos y si os apetece para y saludar, hacedlo. Ellos no son quien para impedíroslo.

 

No omitir

Es decepcionante que no tengáis fotos de todos vuestros invitados. A nosotros nos faltaron un 20% de amigos y familiares por fotografiar. Y eso que le avisamos que queríamos fotos de todos lo que vinieran a la boda.

Una boda puede durar ocho, diez, doce horas…Y los fotógrafos estarán al menos hasta el baile, por lo que hay tiempo más que suficiente para que fotografíen a todos los que os acompañaron. Será un recuerdo precioso.

¿Qué es más importante? ¿Las fotos a los objetos o a las personas? Eso también tendréis que hablarlo y valorarlo. Porque seguramente te interese más tener una foto con tu tío que la foto de unos zapatos… O ¿por qué no?, tener ambas.

 

Ojo con el encuadre

Tampoco merece la pena que os hagan fotos de los invitados de espaldas. Serán fotografías de estilo periodístico, pero que no aportan nada en vuestro reportaje. Indicadle que queréis verlos de cara.

 

En cuanto a la posición de disparo deben estar más que atentos pues de lo contrario la foto quedará anodina. Así que evitarán colocar la cámara delante de cabezas, postes y cualquier cosa que impida sacar una foto limpia. Serán hábiles y raudos buscando el sitio idóneo para tomar la mejor instantánea y no se conformaran con cualquier espacio.

 

Movimiento

Hay que remarcar que una foto tomada desde varias posiciones puede quedar genial porque tendréis todos los puntos de vista. Por ejemplo, en el baile nupcial no es lo mismo que el fotógrafo se quede estático y fijo en un punto, como si fuera un trípode, a que por el contrario esté haciendo un círculo alrededor de los bailarines. Se verá todo y se recordará tal y como fue.

 

 

10º Los niños

Esos pequeños protagonistas que deben estar presentes en las fotos, por muy pequeños o traviesos que sean. Esa mesa con todos sentados, ese momento jugando, esos bebés con sus mamas….todo tiene que quedar plasmado. No se debe escapar ningún detalle.

 

 

11º Los filtros

Ahora es tendencia lo de aplicar filtros en las fotos, especialmente tras la irrupción de Instagram donde rápidamente puedes cambiar el aspecto de una instantánea con un solo click… y hay veces que es realmente necesario y la foto gana mucho, pero en otros casos la foto puede perder color y calidad visual con la consecuencia de no llegar a impactar. Eso es debido a un mal uso de las tonalidades. Así por ejemplo un césped verde no se puede ver de color hoja de olivo igual que un cielo azul no puede estar en color gris. Tened cuidado cuando os procesen las fotos porque notaréis y apreciareis perfectamente el cambio de color en cualquier vestido, objeto, etc. haciendo que se pierda mucha información cromática de la fotografía.

 

12º Las marcas de agua

La mayoría de los fotógrafos tiene por costumbre dejar su huella en cada foto que hace. ¿Cómo? Con su marca de agua digital.  Su objetivo principal es poner de manifiesto el uso ilícito de cierto servicio digital por parte de un usuario no autorizado, algo que me parece muy bien cuando las fotos se publican en las redes sociales de los fotógrafos. Pero considero que cuando contratas un fotógrafo y te entregan en un pen drive las fotos que has pagado éstas no deben de llevar marca de agua. Es importante dejarlo claro desde el contrato.

 

13º  El bueno y el malo

Un buen fotógrafo se desvive por buscar y hacer fotos alucinantes. Ama y quiere su trabajo. Eso lo notaréis simplemente con una sesión de fotos ya sea de pre-boda o San Valentín. Le apasiona lo que hace y lo transmite. No se pone flores. Es modesto y está entusiasmado por enseñaros el resultado. Se hace cómplice con vosotros y quiere que tengáis el mejor reportaje.

 

En fin, esta es una visión que hago sin la intención de ofender a nadie en particular, y como dije al principio, procurando ayudar a todos los estáis en esa ardua tarea de buscar a un buen fotógrafo profesional. Espero que os sirva mi experiencia para evitar desilusiones y arrepentimientos, porque hay trabajos que se entregan y que son imperdonables. Una autentica pena. Con nuestra boda he aprendido quién es el bueno y quién no, y se a quién recomendaría y a quién no.Os deseo suerte y buena elección.

Pd: Anteriormente en el blog os cuento el capítulo de cómo fue el atrezzo, puedes leerlo haciendo click aquí

Y si por el contrarío quieres seguir leyendo, en el siguiente capítulo hablo del viaje de novios. Pincha aquí